SIGNIFICADO DE TENER TRANSAMINASAS ALTAS O BAJAS


Como sabrás, las transaminasas son una de las enzimas indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo, la cual se encarga de estimular la producción de aminoácidos esenciales para el proceso de síntesis proteica en el hígado, de manera que sus resultados pueden servir como un indicador del buen o mal funcionamiento de nuestro órgano hepático.  

Al igual que ocurre con otras enzimas o sustancias en nuestro organismo, es fundamental mantener unos valores óptimos de transaminasas para evitar que nuestra salud se vea comprometida. Por eso, aquí te contamos cuál es el significado de tener transaminasas altas y transaminasas bajas, para que estés mejor informado y evites a toda costa que tus niveles de esta enzima se sitúen fuera del rango recomendado.

¿Qué significa tener transaminasas altas?

Si al practicarnos una analítica sanguínea, nuestros valores de transaminasas se ubican por encima de las 40 U/L (en el caso de los hombres) o las 34 U/L (en el caso de las mujeres), significa que tenemos transaminasas altas, lo cual puede señalar la presencia de algún problema o daño hepático, que puede relacionarse con una mala alimentación y un estilo de vida sedentario.

Así, presentar niveles altos de transaminasas puede ser un indicador de enfermedades subyacentes como la cirrosis hepática, la hepatitis A y B, la hepatitis tóxica o autoinmune, el hígado graso, la enfermedad de Wilson y la hemocromatosis. Asimismo, puede señalar la presencia de tumores y quistes en el hígado, infecciones micóticas, entre otras complicaciones de salud que podrán ser diagnosticadas mediante la evaluación de un especialista médico.

¿Qué significa tener transaminasas bajas?

En cuanto a las transaminasas bajas, estas se identifican por un recuento inferior a las 6 U/L, tanto en el caso de los hombres como en de las mujeres, y puede significar la presencia de enfermedades que afectan el funcionamiento de los intestinos, como lo son la enfermedad de Crohn, la enfermedad de Whipple y la celiaquía, así como también de la hepatitis C y otras patologías asociadas al funcionamiento del hígado.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…